domingo, 9 de febrero de 2014

BILL VIOLA EN MADRID

En estas últimas semanas se han podido disfrutar en Madrid, en dos ocasiones, del arte de Bill Viola, uno de los video-artistas en activo más interesantes y, desde luego, el más reconocido mundialmente.
Se trata de la escenografía de la ópera Tristán e Isolda, de Wagner, una de las sorpresas que el Teatro Real nos tenía reservadas para este año. Es  una historia de amor, tan poderoso y profundo, que rompe todas las fronteras físicas de los amantes. No debe ser fácil poner sonido a la naturaleza espiritual del amor humano. Wagner lo consiguió de manera sublime en una ópera no apta para impacientes. Y Bill Viola de manera simbólica, ha puesto imágenes a esa historia con cielos, bosques, agua, fuego, cuerpos humanos y maravilla.  

Y la innovación tecnológica de este artista del video nos apabulla también en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en una exposición de cuatro de sus videos, con obras, absolutamente clásicas, que conviven en total armonía con los cuadros de Ribera o Goya, y la importante colección que tiene esa institución, que muchos madrileños, para vergüenza de todos, desconocen. Sobre el reflejo del dolor y de los sentimientos en los rostros humanos parecía que se había dicho todo, pero parecer ser que no. No se la pierdan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada